Las fotografías, una manera ideal para ilustrar y publicitar un mercadillo medieval

Las fotografías, una manera ideal para ilustrar y publicitar un mercadillo medieval

Ha llegado el verano y, con él, una de las mejores épocas del año para todo tipo de mercadillos medievales, que es una de las celebraciones más importantes en muchos y muy variados pueblos de nuestro país. Desde luego, no cabe la menor duda de que esta época es vital para muchos municipios que buscan obtener un beneficio económico de eventos como estos. Y aprovechar esta oportunidad es realmente importante para conseguir ese beneficio. De lo contrario, se puede perder una de las mejores oportunidades para sacar rendimiento a todo lo que tiene que ver con la Edad Media.

Cada vez es mayor el número de personas que suelen acudir a uno de estos eventos. El marketing y la publicidad que se les da es cada vez mayor y eso ha hecho que se incremente de un modo más que considerable el número de hombres y mujeres, niños y niñas, ancianos y ancianas que suelen acudir a mercadillos medievales. Se trata de eventos que empiezan a tener lugar cuando empieza la primavera y que se extienden hasta que entra el otoño. La historia y la tradición se funden durante unos días en los que tenemos muchas maneras de descubrir cómo era la vida en otro momento.

El portal web Bekia Viajes mencionaba, en uno de sus artículos, los 10 mercadillos medievales que una persona no se puede perder. Estos son los que cita:

– Mercado Medieval de Córdoba.

– Jornadas Medievales de Ávila.

– Feria Medieval de El Álamo (Madrid).

– Mercado Medieval de Puebla de Sanabria (Zamora).

– Jornadas Medievales de Sigüenza (Guadalajara).

– Feria das Marabillas (A Coruña).

– Mercado Medieval de Vic (Barcelona).

– Semana Renacentista de Medina del Campo (Valladolid).

– Feria Medieval Villa de Albuquerque (Badajoz).

La página web spain.info menciona también varias de las fiestas medievales que tienen lugar en buena parte de nuestra geografía, coincidiendo en algunos casos con las mencionadas por la página web anterior y mencionando otras fiestas medievales como lo pueden ser las de Hita (Guadalajara), Alcalá de Henares (Madrid) u Orihuela (Alicante). Ninguna de las dos páginas hace referencia, por cierto, a las Jornadas Cervantinas que se celebran en El Toboso (Toledo), en honor al famoso escritor de El Quijote.

Otra de las cosas que llama poderosamente la atención de este tipo de eventos es la fotografía. Cada año, las diferentes jornadas medievales que hay en España son el punto de encuentro de fotógrafos de toda nuestra geografía, que se reúnen para realizar algún maratón fotográfico. Desde luego, los resultados de este tipo de reuniones son realmente sorprendentes y, desde luego, podemos decir que pocos sitios hay mejores que un mercadillo medieval para hacer fotografías artísticas. No cabe la menor duda de ello y por eso va a seguir siendo habitual que se produzcan este tipo de reuniones.

La fotografía es una de las mejores maneras de ilustrar un evento. Y, en lo que tiene que ver con un mercadillo medieval o cualquier tipo de evento de carácter medieval, la fotografía artística es siempre una de las mejores maneras para describir y poner en valor el evento. Ese es el motivo por el cual hay muchas personas que aprovechan la oportunidad para tomarse alguna foto vestidos con trajes de la época. Así nos lo han contado desde Eviltailors, una entidad especializada en la venta de este tipo de material.

Muchas ciudades buscan implementar este tipo de eventos

Son muchos los pueblos y ciudades que están intentando desarrollar eventos como de los que venimos hablando. Desde luego, no cabe la menor duda de que se trata de una buena idea puesto que reporta beneficios de primera magnitud y permite obtener una mejora de la imagen de la propia ciudad. La gente de dichas ciudades suele estar a favor de la organización de estos eventos puesto que todos sabemos que incentivan la economía municipal. Es una oportunidad, desde luego, que no se puede dejar escapar bajo ningún concepto.

Sería conveniente que guardásemos este artículo y lo volviéramos a ver dentro de algunos años. Entonces, casi con total seguridad, descubriríamos que se ha producido de manera exacta lo que estamos comentando. Dentro de algunos años, rara será la ciudad que no cuente con un mercadillo medieval, con unas jornadas acerca de la Edad Media o con algo similar. Está claro que, dotándolo de un poco de marketing y de publicidad en las redes y en otros lugares de Internet, lograremos los resultados óptimos que perseguimos con esto. Cada vez menos gente duda de todo lo que aquí os acabamos de comentar. Las fotos darán buena cuenta de ello.