La fotografía, un medio para describir el COVID-19 a las generaciones venideras

La fotografía, un medio para describir el COVID-19 a las generaciones venideras

La situación que nos ha tocado vivir en los últimos meses jamás la olvidaremos mientras dure nuestra existencia. De eso podemos estar muy seguros. Ha cambiado tanto nuestra rutina, nuestros hábitos, que ahora incluso nos va a costar regresar a la normalidad que conocíamos hasta el pasado mes de marzo. Está claro que un asunto como lo es el Covid-19 constituye un periodo histórico del que se tiene que devenir un análisis muy profundo con el fin de evitar errores pasados y prevenir cualquier tipo de rebrotes que se puedan ocasionar.

Es importante mantener la memoria de todo lo que ha venido ocurriendo durante los últimos meses. Y son muchos los elementos que nos pueden ayudar a que eso sea posible. Uno de los más importantes es el que tiene que ver con nuestra fotografía, la protagonista de esta página web. La fotografía ha sido, a lo largo de los años, una de las mejores pruebas y elementos para ilustrar todo lo que ha sucedido. Y lo sigue siendo sin que quepa lugar a ninguna duda. La fotografía es una aliada del ser humano y lo cierto es que esta es una de las razones por las que siempre ha sido bien valorada por parte de propios y extraños.

Las fotografías nos han ilustrado muchas historias en lo que tiene que ver con el coronavirus. Una de ellas fue mostrada por el portal web del diario 20 Minutos, en la que un fotógrafo, Unai Beroiz, mostraba una imagen en la que se mostraba a su abuelo Miguel tras un cristal. Esta foto refleja la triste realidad de los últimos meses para una buena nómina de familias que nos han podido mantener el contacto físico al que estaban acostumbradas antes de que el coronavirus invadiera nuestras vidas sin ningún tipo de reparo.

Otra noticia que también fue publicada en el diario 20 Minutos informaba de que Valenciaport ha recibido más de 700 fotografías para la exposición-homenaje que está llevando a cabo sobre el Covid-19. Estas fotografías muestran esa adaptación a la nueva realidad que se ha producido en los últimos tiempos y que todavía sigue siendo reforzada en los momentos en los que nos encontramos. Una vez más, ha quedado patente que la fotografía es la mejor aliada para mostrar cómo es la sociedad y la realidad en la que nos movemos.

La llegada del coronavirus ha activado todavía más la originalidad de muchos fotógrafos a la hora de hacer su trabajo. Y es que, como seguro que habréis visto, han sido muchas las fotografías que se han publicado durante los últimos meses que muestran algún aspecto relacionado con esta pandemia: ciudades vacías, comercios cerrados… y también se muestran productos con los que nos hemos tenido que familiarizar bastante en los últimos tiempos, como es el caso de los geles hidroalcohólicos. En efecto, los profesionales de una entidad como lo es Stocknet Vallés nos han comentado que pocas veces han vendido un producto con la misma rapidez con la que se han vendido estos geles. Es lógico que los fotógrafos, interesados en captar la nueva realidad, hayan utilizado estos geles a modo de representación de la misma.

Una oportunidad para apostar por nuestra naturaleza

La verdad es que el confinamiento también ha hecho posible que se reduzcan algunos efectos perjudiciales de la normalidad, de la rutina, entre los que se encuentra, como no podía ser de otra manera, la contaminación. Desde luego, hemos visto cómo se han reducido los niveles de CO2 de las grandes ciudades y cómo los ríos, los mares y las ciudades en general han ganado en lo que a limpieza y salubridad se refiere. Esto, desde luego, ha hecho que muchos fotógrafos, ahora que ya podemos salir de casa, se hayan decantado por apostar por fotografiar paisajes naturales de todo tipo. Y es que no sabemos si los volveremos a disfrutar así, por desgracia.

Los resultados están siendo realmente extraordinarios. Son muchos los fotógrafos que nos han manifestado que algunos de los trabajos que han venido realizando durante las últimas semanas han sido de los mejores que han hecho a lo largo de su trayectoria. Esto demuestra, una vez más, que los fotógrafos son de las personas que mejor saben adaptarse a un entorno que sea cambiante y que implique una serie de desafíos para el ser humano.

Desde luego, no cabe la menor duda de que la situación en la que nos encontramos todavía hará posible que se realicen fotos espectaculares que, en un futuro, ayuden a las generaciones venideras a entender qué es lo que ha pasado en la Tierra durante los últimos meses. Evidencias físicas de la pandemia que puedan ser fotografiadas seguirá habiendo y seguro que los fotógrafos y las fotógrafas seguirán disponiendo de muy buenas oportunidades para hacer su trabajo, un trabajo que sigue siendo elemental para la sociedad y que tenemos que valorar hoy más que nunca.