La combinación de moda y fotografía, un seguro de vida en los tiempos que corren

La combinación de moda y fotografía, un seguro de vida en los tiempos que corren

El arte tiene tantas representaciones como queramos nosotros y nosotras mismas que tenga. Para algunas personas, la máxima representación del arte es la literatura. Para otras, la escultura. Otras opinan que la música es la que lidera este sector. Desde este portal web, reconocemos todas esas formas de hacer arte como legítimas y realmente recomendables para la práctica por parte de quien ame esas formas de expresión. Pero lo que tenemos claro es que, para nosotros, la fotografía es también una expresión pura de lo que conocemos como arte.

Más y más personas se están sumando a la práctica de la fotografía, más o menos, de un modo profesional. Todos y todas tomamos fotos de nosotros o nosotras mismas o de algo que nos gusta. Pero está claro que hay personas que lo hacen de un modo mucho más técnico y con aparatos y accesorios que realmente están preparados para eso, no con un simple móvil, que es por lo que apuesta la mayoría. El ‘boom’ que están viviendo las asociaciones de fotografía en España es una buena prueba de ello. Y es que la fotografía es simplemente un modo de vida.

En los párrafos que siguen, vamos a hablar de la realización de fotografías especialmente a personas. Es cierto que muchas personas opinan que las mejores fotografías son las que tienen que ver con algún aspecto de la naturaleza. Sin embargo, esta no es la única manera de disfrutar de este arte, de nuestro arte. La fotografía, en relación con las personas que componemos este planeta, es sinónimo de recuerdo, de nostalgia. Y ese es un valor que tenemos que poner en valor (valga la redundancia). De hecho, las fotografías personales son algo que la gente suele valorar una barbaridad, especialmente a medida que pasa el tiempo.

Llegados a este punto, tenemos que decir que la fotografía, aunque puede ocultar realidades y mostrar otras cosas que no lo son tanto, no puede hacer milagros. Necesita de la combinación de otro tipo de ciencias, de sectores y de personas para que su trabajo pueda ser realizado y entregado con eficacia. Un ejemplo de lo que os queremos decir lo pone la ropa. Cuando alguien pretende que se le haga una foto, desea algo: dar la impresión de salir natural, de ser bello o bella, etcétera. Para eso, es necesario que la ropa juegue su papel.

La fotografía, especialmente en lo que tiene que ver con las imágenes de personas, necesita ser combinada con un elemento tan importante para la sociedad como lo es la ropa. Este es un asunto que, no obstante, preocupa más a un público (el femenino) que a otro (el masculino). Los profesionales de HHG, una entidad dedicada a la venta al por mayor de ropa de mujer, nos han confirmado esta sensación y que, hoy en día, son muchas las mujeres que, por ejemplo, a la hora de acudir a una boda, eligen sus vestidos pensando en cómo destacar en el momento en el que haya que hacerse las fotos.

La fiebre de Instagram, responsable de estas sensaciones

Todos y todas conocemos la tremenda influencia que han tenido las redes sociales a la hora de constituir la sociedad que conocemos a día de hoy. Lo que al principio fue una fiebre total y absoluta por Tuenti, Twitter o Facebook es ahora una verdadera fiebre por Instagram. Sí, una red social en la que prima, por encima de cualquier otra cosa, la imagen. Y es que vivimos en la sociedad de la imagen. No cuidarla es un suicidio. Y, para cuidarla, la ropa es un elemento muy importante.

No cabe la menor duda de que la tendencia va a seguir siendo la misma de cara a los próximos años. La imagen no va a ser igual de importante en el futuro, sino que lo va a ser todo (si es que no lo es ya). Todos los expertos en marketing digital, asesores personales y profesionales del mundo de la moda y de la fotografía lo saben. Y esto va a afectar a todo el mundo: a políticos, médicos, oficinistas… Nadie puede escapar de la importancia que se desprende de su imagen.

Una cosa seguirá siendo igual, a pesar de todo. No es otro asunto que el de la importancia que tiene la fotografía, ese elemento único a la hora de generar nostalgia y a través del cual una persona puede demostrar que tiene un buen gusto y que sabe cómo vestir. Esto, en los tiempos que corren, es algo así como un tesoro. Un tesoro que tenemos que ser capaces de cuidar y que vale su peso en oro. Un tesoro que siempre ha sido tal y que ahora, por suerte, valoramos más que nunca.