El origen de la fotografía moderna

Ahora no nos podemos imaginar una vida sin fotografías. La mejor manera de que el presente pase a la posteridad. Todos los móviles llevan cámaras lo que sirve para, creo que en mi opinión, tenernos demasiado controlado. Sin embargo en mi mente sigue presente un nombre: Leica. Era ligera, de unos 400 gramos, fácil de llevar y de manejo simple, incluso podía ser guardada en un bolsillo, esta máquina posibilitó un abanico de puntos de vista fotográficos nunca antes vistos ni experimentados.

Seguro que recuerdas la foto que timó Rober Capa del miliciano anarquista Federico Borrell García cayendo al suelo abatido por un disparo en la Guerra Civil, o la terrible fotografía de una niña cuando huía quemada desnuda en la Guerra de Vietnam tomada por Nick Ut, incluso el famoso retrato del Che Guevara, realizado por Alberto Korda. Pues estas fotos han sido captadas con esta máquina. La memoria pervive y más aún con la exposición titulada Con los ojos bien abiertos. Cien años de fotografía Leica, que puede visitarse a partir del 11 de mayo en la tercera planta de Espacio Fundación Telefónica. Comisariada por Hans-Michael Koetzle.

Este homenaje a la fotografía en general, pero sobre todo a la marca alemana, pretende mostrar, por primera vez en España, el cambio que supuso la llegada de este tipo de fotografía. Siempre recuerdo cuando llegó a mi pueblo, fue sin duda una revolución. El motivo fue que por primera vez, los fotógrafos eran libres de moverse. Ya no tenían que estar fijos en esa famosa imagen del fotógrafo metiéndose debajo de un trapo. Además su horizonte se amplió enormemente y sus posibilidades estéticas parecían no tener límite.

Leyenda

La Leica no solamente se convirtió en leyenda por su solvencia y por su calidad, sino incluso por su diseño. Pasó a ser un objeto de culto. Solo tienes que mirar en los foros y en páginas de románticos de la fotografía para comprobar que se pagan muy bien. Ahora mismo quien tiene una Leica tiene un tesoro. Seguro que al propietario le hacen una muy buena oferta, pero dudo de que un amante de la Leica quiera desprenderse de ella.

Con la fotografía me pase lo mismo que los relojes, creo que nada que venga puede mejorar lo que ya tenemos. Por eso me gusta mucho entrar en la web de Onlysilver, porque ahí puedes encontrar relojes clásicos, de los de toda la vida. Por ejemplo, el famoso Casio con luz incorporada, calendario automático, Cronómetro – 1/100 seg. – 1 hora y características de este tipo que le convirtieron en un reloj que marcó una época, exactamente como la Leica.

Tengo que reconocer que soy un fanático de lo vintage, y me encanta rebuscar en el pasado. Esto es la esencia de la fotografía y hace que buena parte de las imágenes de esta exposición sean esenciales. Sin duda los amantes de las cámaras de fotografía la tienen que tener siempre en su memoria.